Los papeles de Tovar

El blog de Gregorio Tovar. Una invitación a que revuelvas y critiques los papeles de un maestro de escuela.

Digno del oeste

 

trendigno

 

Lo atractivo de la Geografía es el disfrute inasible que los territorios dan al hombre, las concesiones que presta a las aventuras del hombre en la tierra. Nosotros pertenecemos a la cultura y civilización mediterránea, que se precia por la diversidad y varianza de las gentes de las riveras del gran mare nostrum. Las gentes del norte del Mediterráneo presentan unas formas de vida y unos fondos de valores que se diferencian de los valores y de las vidas de las personas que habitan las costas del sur. Lo de arriba se llama Europa y lo de abajo, no. Lo de abajo se llama África, lo de arriba, no.

Aquí, en el oeste europeo, también hay arriba y abajo; desde bien chiquitito las profesoras y los profesores nos hacían viajar y cargar con las diferencias: El llamado País Vasco era industrial y las tierras extremeñas ricas en ganadería y agricultura. Cataluña era comercial y Andalucía alegre y turística; pero los dineros, curiosamente, rodaban mejor cuesta arriba. Diferencia acusada también se establecía entre el rico Levante y humilde Poniente. Conclusión: la Geografía nunca nos premió.

Resulta que en el Nuevo Mundo parece que se reprodujo el modelo geográfico para implantarse cómodamente y, a lo que hoy me interesa acudir como ejemplo, el despertar americano no inició el auge hasta que las tierras del salvaje oeste fueron invadidas por el ferrocarril. Aunque para ello, tuvieron que suprimirse culturas y costumbres asentadas, que el tren sustituía e inyectaba en su avance hacia la costa del Pacífico.

Quizá porque nuestros políticos saben esto, se han unido al Presidente Vara y, sobre suelo de cristal de una de las dependencias nobles de la Asamblea de Extremadura -bajo el cristal hay restos romanos- han compuesto una mesa unitaria y unificada que pide para nuestra región un “tren digno”. La foto del acto tiene su gracia porque parece que ninguno de ellos tiene los pies el suelo.

Yo hubiera aprovechado la coalición política para pedir a tan lejana Europa que componga un tránsito ágil entre las dos capitales de los dos países del oeste europeo a través de una línea férrea europea. Y como no existe el eje Madrid-Lisboa y nuestra región no parece dispuesta a doblar grandes voluntades, me entra la duda de si nuestro oeste se encuentra ya domesticado sin haber llegado al Atlántico.

 

Goyo

31-may-16

Veinte veces más

 

glifosato

 

De nuevo el Tajo me lleva a Portugal. Diseño el viaje para disfrutar del sol y de la hierba de la solana de la Sierra de la Estrella, que está prontito. Nuestras carreteras extremeñas presentan estos días una apariencia de contraste gradual hacia la vida; del negro funerario del asfalto se pasa al marrón muerto de las cunetas que se vuelve a distinguir del verde intenso de los campos.

La apariencia de los paisajes me sigue dando razones y dudas; mirando la piel de las tierras, nada me indica que cambiamos de territorio. Eso sí, aunque ya no hay aduanas, se duplican los carteles informativos de que dejas una tierra que de llama Extremadura y entras en otra propiedad que se llama Portugal. Escudriñando los colores, los arbustos, las peñas, los pájaros,… nada me parece distintivo ni en dos kilómetros, ni en trece kilómetros ni en cuarenta y cinco kilómetros. Aunque los márgenes de las carreteras portuguesas han cambiado.

Os decía que los márgenes de nuestras carreteras se muestran como dos gruesas franjas de vegetación muerta por uso de herbicida para tratar de reducir el riesgo de incendios en este verano que se nos aproxima. Sin embargo, en las carreteras portuguesas, sus márgenes presentan en estos días un suelo cubierto de hierba cortada a estilo campo de golf. Incluso se respetan los pequeños arbolitos que de vez en cuando nacen. Patrullas de obreros con desbrozadoras limpian los bordes de las carreteras de lo que decimos que son malas hierbas.

Y se llega al hotelito, y lo primero que se hace es poner la tele por eso de que te acompañen ya los sonidos vecinos y familiares. Son dos mujeres vestidas con bata blanca y rodeadas de mesas, frascos y tubitos de ensayo, que nos dicen que los últimos estudios que se han hecho en Portugal midiendo la huella del glifosato, indican que muchos suelos portugueses almacenan ya más de veinte veces los niveles que se han detectado en Alemania o en Suiza, y que la prohibición es inminente en toda Europa porque ese herbicida es potencialmente cancerígeno.

El lunes de regreso es festivo en España pero los desbrozadores lusos siguen con su faena; vuelves a sentir la incomprensión de los cambios pese a que los paisajes siguen siendo los mismos. La duda palpita porque desconozco qué niveles de contaminación por glifosato nos acompañan.

 

Goyo

27-may-16

Jóvenes y parados

 

 

voz

 

España, que está justo aquí al lado, ha perdido un millón de jóvenes en los últimos cuatro años. Parece que, la causa principal es la emigración, fenómeno que algunos lo identifican como proceso de selección de escape de los mejores para dejar a los menos buenos al cuidado del abandono. Mirando por los alrededores, contemplamos un joven ejército de trabajadores en espera de ocupación para llevarse un escaso puñado de euros al bolsillo.

 

Hace tiempo, sufrí en mis ánimos el desprecio de la gente ocupada porque mi ocupación era estudiar. “Estudiante, mangante” nos decían en virtud de nuestra ignorada productividad. Después hubo un feliz matrimonio entre el buen estudio y el buen puesto de trabajo. Ahora ya nadie se atreve a ligar futuro entre los  resultados académicos y la excelencia en la remuneración.

 

Una etérea y sutil sistemática ha truncado la tradicional ligazón que esposaba estudio intenso con éxito profesional. Nadie se atreve a vaticinar cómo obtendrán los jóvenes la autonomía de adulto y qué consecuencias futuras tendrá la juventud que ahora es incapaz de emanciparse. Nos sigue pareciendo que el empleo remunerado, sigue siendo la clave que facilita el acceso a los bienes materiales y a las relaciones sociales.

 

Un puesto de trabajo que conceda dignidad al futuro y algunos cientos de euros al presente, parece que también es preocupación de los dirigentes de esta desnortada Europa, que en consonancia con sus declaraciones, destinó el pasado año 943 millones de euros para acciones encaminadas a elevar el número de personas jóvenes que cambian trabajo por dinero. De todos esos dineros, las autonomías apenas han gastado el 12%. A mí se me antoja un escándalo superior al de esos 350 selectos incapaces de concertarse para componer un gobierno.

 

Lo que antes se conquistó con crudas huelgas, ahora se nos antoja inservible; La noticia, que para los jóvenes podría haber sido una especie de revulsivo panameño, no ha ocasionado la más mínima algarada, protesta, cristales rotos o farolas dobladas. Todo es suma tranquilidad, rumia con mordaza, indignación silente de una sociedad civil -¿joven?- descompuesta. Si por ellos son incapaces de revolverse, ¿qué esperaremos de esta juventud para implicarse con los débiles, los ancianos, los enfermos, los desvalidos,… ?

Goyo

11-abr-16

Lunes

 

Lunes

 

Los lunes son ya otra cosa; cada vez los lunes son más quebradizos, puedes fácilmente partirlos en trozos como cuando sacas chocolate de la nevera, y así adivinas el futuro curso de la semana. Por ejemplo, el pasado lunes abrió las puertas a la primavera. Si pareciese poco, ese lunes también sirvió para recordarnos que al menos una vez al año debemos seguir protegiendo los bosques, conservar los bosques, incluso creerse que aún es posible aumentar la extensión de nuestros bosques.

El pasado lunes nos revolvió de nuevo palabras y emociones para que las poetisas y los poetas hicieran fiesta de lectura y de escritura de los escritos bellos. Y además, la Organización de la Naciones Unidas nos recuerda que desde 1966, el 21 de marzo es el Día Internacional dedicado a la eliminación de la discriminación racial. La gentileza de ese lunes radica en que también tiene fuerza social suficiente para dedicarlo a las personas con Síndrome de Down, que no es una enfermedad, sino una especial forma de ser, pensar y hacer, causada por la triplicación del vigésimo primer cromosoma de nuestra dotación genética, por eso también se llama trisomía 21, numerología que nos vuelve a fijar la fecha del día 21 del tercer mes del año.

Hoy también es lunes y se seguirán encendiendo hogueras en Idomeni, que no creo que sirvan ya para calentar; seguiremos vertiendo a los arroyos claros las aguas sucias que con tanta abundancia nuestra sociedad produce y seguiremos sembrando los campos de ripios de chuscas caseras, de muebles derrumbados y de coloridos plásticos desusados. También seguiremos sembrando casas en los parajes silvestres con la misma intensidad que aumentamos la población de casas abandonadas en los parajes urbanos.

Leo que Extremadura necesita 18.600 viviendas nuevas antes de que llegue 2029, con lo que es muy posible que el censo de viviendas viejas aumente en la misma cantidad: menos bosques, más aguas sucias. Ya nos avisan que el pantano del Arroyo de las Lobas -Guadiloba- anuncia déficit inmediato para antes del verano.

Hoy es otro lunes hermoso; que nacido tras una semana de recogimiento procesional, se presenta dispuesto para ser declarado “lunes del entendimiento” y se inauguren así las obras dialogadas para un nuevo y luminoso gobierno. Bueno, esa es mi duda.

Publicado en Avuelapluma

Lunes de Pascua de 2016

Parece un accidente

 

refugiados.

 

Lo de Turquía viene de atrás, vamos que trae cola. Y lo del Mediterráneo, tenemos la obligación de recordar que es un continuo nido de cuco de los países ribereños: en unas épocas son los sureños los que envidian a los del norte, en otros tiempos los orientales desbancan a los de occidente, luego se quiebran los órdenes y suele ocurrir frecuentemente que los ricos son los que ponen los huevos para que los pobres engoren.

 

No hay en el mundo un mar tan bien rodeado de gente tan mal avenida, un charco tan insólito de historias y una bañera tan habituada a servir de tumba de creyentes fieles a los tres monoteísmos nacidos en sus orillas. Y mira que los tres -cristianos, judíos y musulmanes- son más que primos hermanos, pero se comportan como alejados cuñados; the three hatefull, que diría Tarantino.

 

Ya conocemos que la guerra persiste de modo especialmente enconado en Siria provocando exilio forzado de cientos de miles de familias ya rotas y de personas ya sin familia. Naturalmente, huyen hacia la zona que entienden más próxima y segura, aunque para ello arriesguen su vida cruzando mar inseguro. Quieren refugiare en la Europa Unida y la Europa unida le ha dicho que nones, que deben retornar, y ahora le ponen de policía a la gendarmería turca, con dinero de los europeos unidos. La vergüenza ideológica nace al constatar que cuando el gobierno turco airea una democracia más raquítica es cuando los supuestos demócratas europeos unidos le están facilitando una futura integración

 

Otra gente ajena a la gobernanza europea afirma que la decisión de devolver los balseros a Turquía es ilegal, contraria a las normas de acogida y protección que tanto se airearon a finales de siglo pasado y que se presentaban como ejemplo a seguir y que tenían el amparo de la ONU. No existe ahora piedad con las personas que huyen de la guerra, ni acogida humanitaria, y lo que es más peligroso: se ha perdido el concepto y sustrato de la solidaridad como componente íntimo de la Justicia y se quiere -malamente- sustituirlo por el voluntarismo caritativo. Conviene repetir que la caridad no es Justicia, y para que ésta exista se requiere que la solidaridad se ejecute de forma obligada.

 

Todo esto me empuja a la futura duda de si se están preparando las cosas para que lo del mar parezca un accidente.

Goyo

14-mar-16

 

 

Otro tren que va y viene

 

 

 

tren

 

Mi último cuarto de siglo, puedo resumirlo en dos aspiraciones que me siguen conduciendo sin que pueda comprobar hasta el momento que mis desvelos se hayan cubierto de éxito. Digo que la primera es que me gustaría ver atravesada nuestra Extremadura por una vía férrea doble, electrificada y acogedora de trenes veloces. La otra primera y más importante es que me gustaría que supiéramos repoblar de encinas y alcornoques nuestros disminuidos bosques y nuestras viejas dehesas.

Sobre la repoblación, llevo veinticuatro años promocionando una sencilla campaña durante los dos últimos meses del año: “Siembra una bellota” por ver si, además, nos sirviese tan familiar fruto como muestra de regalo navideño a los amigos y familiares que tuvieron que emigrar. Así, me dicen que tenemos ya encinitas o alcornoques en las tierras más alejadas. Muy pocas; pero muy queridas.

Sobre el ferrocarril, fue en el 92 cuando di por primera vez la lata ante las mejores autoridades que tuvimos y, por lo que percibí, no les resultaba asombroso que Madrid y Lisboa estuviesen unidas por un moderno ferrocarril, al modo y manera como Sevilla y Madrid se unieron. Naturalmente, también parecería asombroso que la línea que uniese las dos capitales excluyese al territorio extremeño. Yo me pedía tan sólo una parada en cualquiera de estas tierras y recordaba que, paralelo al Tajo, el relieve se inclina suave y favorablemente hasta el Mar de la Paja; luego, venir de Madrid a Lisboa era energéticamente cómodo y económico, aunque al revés la cosa se complicase algo.

Con algo más de seriedad nos recordaba Iam Gibson en días pasados nuestra cortedad visionaria respecto a esa buena gente que tenemos al lado. Y la semana pasada, nuestro presidente Vara se vuelve a ilusionar con el tren. Vale.

Ya estamos conformados para echar de nuevo la culpa a los últimos responsables políticos que nos han gobernado; quizá convenga cambiar de estrategia y culpabilizar a los que nos quieren gobernar en el futuro; a ver si nos damos cuenta que unos u otros, los responsables, los culpables, los gobernantes son “extremeños”.

Seguiremos batallando. La duda la tengo en saber cuántas encinas y alcornoques faltan aún que arrancar al fin de diseñar para estos inmediatos años, campañas de reforestación más variadas e incisivas.

 

Goyo

15-feb-16

Anomia

TRISTEZA

 

Las necesidades de comunicación que aparecen por el uso del lenguaje, provocan la creación de palabras nuevas. Los estudiosos del funcionamiento de las sociedades y de las personas, cuando perciben que impera una desorganización colectiva, detectan que es usual el aislamiento del individuo del resto del grupo de pertenencia. Ese “no querer saber” es consecuencia del descontrol de las normas sociales muy a pesar de la abundancia de leyes. Yo creo que experimentamos esta sensación en nuestro país y en nuestros tiempos. Hay anomia.

Sobre cuáles son las causas que originan esta situación, aunque no sea fácil establecer las prioridades y las relaciones que existen entre ellos, estas cuantas pueden darnos servicio explicativo:

Desconfianza generalizada en las instituciones públicas y en sus gobernantes. Elevado porcentaje de ciudadanos abstencionistas; más de la tercera parte de los electores. Desequilibrio entre la necesidad de protección laboral y el descrédito de los sindicatos. Exagerada distorsión entre las preparaciones académicas y la obtención de un trabajo. Huída de jóvenes formados a otros países. Reducción drástica de atención en todos los servicios sanitarios y educativos. Amplia desprotección social de los sectores de la infancia y de la vejez. Aumento de la pobreza en los pobres y de la riqueza en los potentados. Desconfianza en los cuadros de la Justicia y en los cuerpos de seguridad ciudadana. Concepción democrática cada vez más centrada en lo numérico y no en los acuerdos.

La relación admite más añadidos, y el orden de aparición no implica ninguna jerarquía; una intrincada red de relaciones e influencias entre ellos es lo que fabrica en sentimiento generalizado de “la crisis”. Y lo que percibo en mis alrededores es la sensación de que el año que comienza debe trastocar todo este engranaje perverso, es como si necesitásemos el cambio de un año para darnos cuenta de ello.

Si en lugar de contar la cosa por años, lo hiciésemos por lunas, -como aquellos indios- lo mismo nos encontrábamos con mejor predisposición para mudar el ánimo. Y una vez que nuestro espíritu se haya recompuesto y se aclare como la luna llena, ¿qué término conviene crear para definir la compleja “salida de la crisis”. Que saldremos, no preocuparse; la duda la tengo en el cuarto.

 

Goyo

20-ene-16 Día del Miércoles Triste

Tetrarquía

 

Tetrarquía

 

En aquellos tiempos, los romanos se cansaron de la diarquía, que era una especie de gobierno salido del acuerdo de una especie de bipartidismo antiguo y el emperador Diocleciano, ideó la tetrarquía para intentar regular el caos, no del bipartidismo, sino de los abusos de poder. En estos tiempos, como los hispanos parece que se han cansado del bipartidismo, por números y cuentas resulta que nos hemos dotado de la posibilidad de un gobierno tetrarca, oficiado por cuatro personas salidas de cada uno de los partidos reinantes. No se asusten, que cosa parecida intenta convenirse en Catalunya.

Por lo que leo, oigo y veo, pocas son las recomendaciones dirigidas a que se implanten  conversaciones públicas radiadas y televisadas dirigidas a fomentar la calma y a observar la responsabilidad de los cuatro grandes jerarcas, que también deberían demostrar su condición de personas persuasivas y rebosantes de sensatez. Pronto hemos olvidado el circo mediático diseñado para aplaudir discusiones en la que pueda imperar el desprecio y la falta de asertividad. ¿Es difícil organizar un debate público, a cuatro voces, sobre posibles pactos que nuestro país necesita provenientes de cada uno de los cuatro próceres?

Lo que sucede es que ya hay un tetrarca que se ha autoexcluido porque en su aspiración inicial no le cabe eso de compartir poder ni responsabilidad de mandato. Otro de los neojerarcas ya ha pintado líneas rojas en el suelo para que el hipotético grupo director conozca donde no habría que pisar y no abriese la boca, lo que impide el diálogo de la manera más infantil y pintoresca. El tercero para esta concordia, ha crecido de manera ruiz con presuntas malas herencias que adjudican los otros mandones. Y el primer triunfante carece de condición de líder.

Hasta ahora, aquí pintan las líneas rojas desde Bruselas; unos hombres vestidos de negro, que -saben ustedes- es un color no reivindicado por ninguna formación política de este país.

Yo tengo un prejuicio: que si bien acudirían los cuatro a presentar de nuevo proyectos particulares, mal se dispondrían para anunciar y encajar voluntades comunes desprendiéndose de aquello que irrita al buen vecino.

Tengo duda de que este encuentro a cuatro bandas se produzca. Tampoco escucho voces que promuevan la tripartita opinión de bancos, empresarios y sindicatos.

Goyo

28-dic-15

 

Tiempo de setas

 

 

brain

 

Sólo cuando las palabras y los actos se descarrilan de lo esperado comenzamos a preocuparnos por cómo enderezar. Quizá debido al uso, nuestra actividad cerebral abandona la coherencia para adentrarse en otro complejo mundo demente. En el periodo otoñal de la vida, tal como comienzan a caer las hojas del cielo, proliferan los hongos del suelo. Como no sé si demencia es lo mismo que locura, me inclino por ésta última; me parece más simpática porque muestra muchas dosis de humor.

En los humanos, el tipo de demencia más alocada tiene la huidiza condición de que únicamente puede diagnosticarse de forma irrefutable una vez que el paciente ha fallecido; eso dicen los doctos. Otros doctos, estudiando distintas regiones de cerebros de cadáveres cuyo fallecimiento fue atribuido a causa del Alzhéimer, han observado la existencia de organismos microscópicos diversos; cosa que no se ha encontrado en cerebros de cadáveres que fallecieron por otras causas.

En la demencia debido a la enfermedad de Alzhéimer, se sabía que en las placas neuríticas se acumulan complejos compuestos químicos y que los ovillos neurofibrilares acopian proteínas de raro nombre. Ahora nos dicen que en muchos de los recovecos incógnitos del cerebro se acumulan también hongos, bacterias y gente minúscula de mal vivir que ayudarán a bien morir. Nos debe parecer entonces que el cerebro es un gran almacén de ripios irreciclables que no cesa de admitir huéspedes degenerativos.

Esta enfermedad no solo afecta a la destrucción de la memoria sino que también erosiona las capacidades de discernimiento y determina comportamientos impredecibles y faltos de lógica. Por eso, de las diez señales o síntomas que anuncian la presencia de la enfermedad, la que más me ilustra es la que se refiere a la falta del buen juicio de la persona afectada por la toma de decisiones; entonces al sujeto lo mismo le da por regalar gran cantidad de dinero, que comprar cualquiera de las cosas que se presentan en los anuncios publicitarios.

Por lo que sabemos, en el cerebro también se localiza la central de ideas, valores y emociones; tan variadas que puede llegar a ser normal cualquier desviación. Recuerden que hay mentes que se inmolan porque allí en los cielos estarán esperándole setenta y cinco vírgenes. No tienen dudas.

 

Goyo

01-dic-15

 

Escuela y salario.

 

el-maestro

Dudas de papel /
Goyo Tovar

A lo largo de la Historia de la Escuela han aparecido ideas tan originales como audaces; recuerden aquella que defendía que la inteligencia de las mujeres también era asunto competente de la institución escolar. Un poco más atrás en el tiempo, las primeras instituciones relativamente organizadas para integrar a la infancia en la sociedad, se ubicaban en la cabaña donde el chamán propugnaba y regulaba la ceremonia que garantiza el paso de la infancia a la adultez.

Más recientemente, muchos y muchas somos testigos de épocas en las que a los nueve o a los diez años, se abría la puerta para que el niño comenzara a cuidar ovejas o la niña aprendiese el oficio de criada. Era el tiempo donde también imperaba la Economía y donde también el Trabajo esclavizaba a cambio de escaso dinero; pero se fijó como principio social que la formación académica podría traducirse en garantía de una profesión futura bien pagada. Y allí comenzó el big bang educativo: la universidad es la gran cabaña y los informes de los expertos son las estrellas. Una de ellas muestra como verdad grande que los países que pagan bien a los profesores, gozan de un sistema educativo exitoso.

Recientemente se ha vuelto a repetir la propuesta consistente en premiar con mejor salario a los profesores que obtengan buenos resultados con sus alumnos. Esto lo ha dicho José Antonio Marina. Pero también lo dijo Andreas Schleicher, que apostó por atraer a los mejores profesores con incentivos ya que no se debe pagar a todos lo mismo cuando los resultados del trabajo son diferentes. Si a distinto rendimiento se asigna distinto salario, ya no tendría validez el principio laboral que aboga que ante igual trabajo, igual salario. Eso dicen los expertos y un experto no es otra cosa que un pensador atrevido.

Así que con estas propuestas engorda el vicio de comparar y se piensa que los sanitarios que más y mejor curen recibirían mejores emolumentos; aunque con las cosas de la vida, las oncólogas no lo tendrían tan prometedor como los comadrones. Y otra comparación que siempre me ha invadido: si el trabajo del escolar se tradujese en cifras crematísticas en lugar de calificaciones numéricas o cualitativas, se potenciaría el rendimiento académico de adolescentes y jóvenes, ¿no? Quizá lo que valga para los profes no vale para los pupilos.

 

Goyo

10-nov-15