Los papeles de Tovar

El blog de Gregorio Tovar. Una invitación a que revuelvas y critiques los papeles de un maestro de escuela.

Entre monos y murciélagos

 

Murciélago

 

Ya se han apuntado, en repetidas ocasiones, propuestas dirigidas a cuidar las fuentes originales para que no se desborden los acontecimientos; y este consejo es válido para todas las épocas y para todos los imperios. Por ejemplo, si se sostuviese el grueso ambiental de las selvas tropicales, es muy posible que allí mismo se encuentren los principios farmacológicos que curan las enfermedades de la zona y los males de los alrededores; si se mantuviesen en sus témpanos glaciales la diversidad de fauna marina y plancton, las reservas pesqueras podrán seguir asegurando alimentos y negocios honestos.

 

Mas cuando uno mira el mapa del continente africano, ese mapa en el que se dibujan las manchitas donde lleva rebrotando en virus del Ébola desde 1976, uno piensa que todo un continente sigue abandonado a la intemperie fabricada por Europa. Nuestra vieja Europa se repartió la tierra negra; Holanda, Inglaterra, Francia, Alemania y España compusieron otra especie de esclavitud que no exigía traslado de mano de obra a las tierras americanas, sino frutos y riquezas naturales de los países donde la pobreza siguió imperando gracias a las riquezas del poder armado.

 

Todo el intertrópico africano se desbasta, disminuye y debilita de la exuberancia de vida vegetal y animal macroscópica; lo que implica que la variadísima vida microscópica, bacteriana y viral se modifica con la misma intensidad y peor mala leche. Eso es lo que siguen apuntando los estudiosos. Parece que el reservorio natural de las cepas más letales del virus del Ébola se encuentra en murciélagos y monos, y que arrasados los hábitats naturales donde viven, buscan otras especies para subsistir. Así de lógica parece la vida en nuestro planeta, usted podrá concluir.

 

Por eso, otros estudiosos del terreno del humanismo defienden que obtendríamos más beneficios procurando condiciones de vida autosuficiente y no abusiva con las riquezas y culturas africanas; pero usted podrá comprobar el control y el descontrol con estas palabras: movimientos migratorios, diamantes, coltan, compra de tierras, maderas preciosas, safaris,…

 

Es como si el asunto nos hubiese revelado que también nosotros tenemos una tarjeta negra, oscura, y tan torpe que ahora debemos aprender a quitarnos el traje para no envenenarnos.

 

Goyo

15-oct-14

 

 

Be Sociable, Share!

Comment

*