Los papeles de Tovar

El blog de Gregorio Tovar. Una invitación a que revuelvas y critiques los papeles de un maestro de escuela.

Julián

 

 

Ayer murió un poeta,

cosa que debe ocurrir para que las palabras se embellezcan.

 

Ayer, un campesino ilustrado se extinguió en el ataúd.

 

Los andares viejos y pesados

servían -días atrás- para pasear alma y cuerpo

por la plaza ajardinada de naranjos y palmeras.

 

Pudiera haber llorado

por ser esclavo de la parsimonia

y de la valiosa duda

sobre su inválida esperanza;

pero en los finales,

sólo se atrevía a hacer cestecillos

para colmar al vecindario de presentes.

 

Tomó el vivir como trabajo de cautivo;

así que lo mismo fue cautivado

por los ritmos de las labores del campo,

como sujeto y preso a las penurias de la comprensión.

 

El morir llama de manera silenciosamente salvaje,

violentamente educada.

Nadie lo oye;

luego, todos dicen: “era un buen hombre”.

 

El morir es una sementera.

 

 

Goyo

16-mar-13

Be Sociable, Share!

Comments

Comment

*