Los papeles de Tovar

El blog de Gregorio Tovar. Una invitación a que revuelvas y critiques los papeles de un maestro de escuela.

Tiempo de setas

 

 

brain

 

Sólo cuando las palabras y los actos se descarrilan de lo esperado comenzamos a preocuparnos por cómo enderezar. Quizá debido al uso, nuestra actividad cerebral abandona la coherencia para adentrarse en otro complejo mundo demente. En el periodo otoñal de la vida, tal como comienzan a caer las hojas del cielo, proliferan los hongos del suelo. Como no sé si demencia es lo mismo que locura, me inclino por ésta última; me parece más simpática porque muestra muchas dosis de humor.

En los humanos, el tipo de demencia más alocada tiene la huidiza condición de que únicamente puede diagnosticarse de forma irrefutable una vez que el paciente ha fallecido; eso dicen los doctos. Otros doctos, estudiando distintas regiones de cerebros de cadáveres cuyo fallecimiento fue atribuido a causa del Alzhéimer, han observado la existencia de organismos microscópicos diversos; cosa que no se ha encontrado en cerebros de cadáveres que fallecieron por otras causas.

En la demencia debido a la enfermedad de Alzhéimer, se sabía que en las placas neuríticas se acumulan complejos compuestos químicos y que los ovillos neurofibrilares acopian proteínas de raro nombre. Ahora nos dicen que en muchos de los recovecos incógnitos del cerebro se acumulan también hongos, bacterias y gente minúscula de mal vivir que ayudarán a bien morir. Nos debe parecer entonces que el cerebro es un gran almacén de ripios irreciclables que no cesa de admitir huéspedes degenerativos.

Esta enfermedad no solo afecta a la destrucción de la memoria sino que también erosiona las capacidades de discernimiento y determina comportamientos impredecibles y faltos de lógica. Por eso, de las diez señales o síntomas que anuncian la presencia de la enfermedad, la que más me ilustra es la que se refiere a la falta del buen juicio de la persona afectada por la toma de decisiones; entonces al sujeto lo mismo le da por regalar gran cantidad de dinero, que comprar cualquiera de las cosas que se presentan en los anuncios publicitarios.

Por lo que sabemos, en el cerebro también se localiza la central de ideas, valores y emociones; tan variadas que puede llegar a ser normal cualquier desviación. Recuerden que hay mentes que se inmolan porque allí en los cielos estarán esperándole setenta y cinco vírgenes. No tienen dudas.

 

Goyo

01-dic-15

 

Be Sociable, Share!

Comment

*