Los papeles de Tovar

El blog de Gregorio Tovar. Una invitación a que revuelvas y critiques los papeles de un maestro de escuela.

Siembra una bellota. Instrucciones

 

(Cartel confeccionado por Gema Granados para la campaña de 2009)

Un cordial amigo pacense me solicita que añada las esenciales instrucciones para que el sano intento de sembrar una bellota -o cientos- tenga cierto éxito asegurado.

Lo primero son las bellotas. 

  1. Al elegirlas hay que rechazar aquellas que se encuentren en un estado inicial de maduración; es decir, verdes aún. Esta bellotas no valen para ser sembradas.
  2. Si las ha cogido del suelo, es posible que algunas se encuentren ya atacadas por el coco. Tampoco valen, no germinan.
  3. Si el ambiente de los últimos días es bastante húmedo, muchas habrán iniciado el primer brote germinativo. Hay que tener mucho cuidado con ellas con el fin de no romperlo; pues es muy frágil y bronco.
  4. Tampoco han de elegirse aquellas que llevan maduras ya cierto tiempo; se nota porque la cáscara pierde brillo y el color pasa de ser castaño oscuro a castaño claro. Tampoco deben utilizarse.
  5. Las más adecuadas son las que se cogen directamente del árbol, ya maduras con una pizca de verde en la puntita. Estas pueden durar sin sembrár más de una semana.

Estas observaciones valen tanto para las bellotas de encina como para las bellotas de alcornoque o las de roble.

 

Después, hay que elegir el lugar.

  1. Sospecho que la persona que está leyendo esto no tiene finca grande; pues -en caso de reforestación- deberá acudir a otra técnicas.
  2. La actitud del “reforestador gamberrete” es buscar un lugar público, que esté al lado de un camino y que al crecer, la futura encina o alcornoque no cause daños a ninguna pared de cercado. Debe sembrarse al menos a 30 cm. de una pared de cerca.
  3. A las orillas de las carreteras de segundo orden, si se han reparado recientemente, suelen quedarse amplias zonas marginales. Al sembrarlas allí, hay que cuidar de hacerlo al menos a tres metros lejos de la cuneta, con el fin de evitar el herbicida con que en ocasiones se tratan los márgenes de las carreteras para prevenir incendios.
  4. La bellota apenas ha de ser cubierta por dos o tres centímetros de tierra. Depositarla en posición horizontal. Si repites visita por la zona, al mes la verás nacida. Si puedes, protégela con dos o tres buenos pedruscos.
  5. Si lo haces para que tu hij@ también aprenda, siémbrala en una macetade unos 5 litros de capacidad, que forma troncónica para que posteriormente puedas liberar la planta con toda su tierra y sistema radicular íntegro.
  6. Si la siembras en maceta, no abuses del abono ni de los riegos. Puedes tenerla en casa uno o varios años; deberán atender a su crecimiento y cambiarle a maceta de mayor capacidad cada dos años.
  7. Al trasplantarla directamente a tierra, riega minutos antes abundantemente la maceta para que las raíces puedan despegarse bien de las paredes. Golpeas la maceta con suavidad para que suelte todo el mazacote y lo depositas en la hoya que previamente hayas cavado. Preferible hacerlo en día húmedo de invierno. Regar ese día aunque esté lloviendo.
  8. Para asegurarse éxito en el trasplante, yo lo hago con el contenido de dos macetas, o sea, trasplante doble; pues la encina y el alcornoque son muy delicados en este proceso.

 

Si surge alguna duda, y conozco su alcance, no dudéis preguntarme.

 

Salud para disfrutar de su sombra !!

 

Goyo

15-dic-12

Bandera Medioambiental

Be Sociable, Share!

Comments

Comment

*