Los papeles de Tovar

El blog de Gregorio Tovar. Una invitación a que revuelvas y critiques los papeles de un maestro de escuela.

Cerezos en mi pueblo

Tengo hermosos “prunus” de flores blanquísimas que me decoran el Valle del Pompo, que es la zona que aquí conocemos como “Viñas de la Mata”; son ciruelos de dos variedades diferentes, primos hermanos de los cerezos que crecen más al norte y que conceden el ejemplo más clarividente de la belleza florida que necesariamente antecede a la fruta exquisita.

100_3057
.

Desde siempre he tratado de tener cerezos en mi pueblo, que dista apenas sesenta kilómetros al sur del Valle del Jerte. Con delicadeza les decía que creciesen, y ellos, casi obedientes, lo hacían hasta que cualquiera de dos o tres noches tórridas del mes de agosto, en la penillanura cacereña, les servía de infierno implacable. Después de algunos meses de vigor y crecimiento, no había forma de que superasen las noches infernales del mes de agosto; independientemente de que estuviesen bien atendidos en el riego.

No hay forma de asegurar el desarrollo natural de los cerezos en los márgenes del Tajo; quizá en algún valle no tan cálido, al sur del Tajo, puedan seguir creciendo; pero su fruta es esmirriada, tristona, inapetente e insegura.

Cada especie vegetal tiene sus limitaciones edafológicas -terreno-, climatológicas -humedad y temperatura- y geográficas -altitud y longitud- por tales razones no es posible el olivo en Alemania o los cerezos en Almería. Ya sé que nunca podré tener cerezos sanos en mi entorno y que si quiero presenciar flor y fruta abundante debo subir sesenta kilómetros al norte, al Valle del Jerte.

Pues mal, de ser ciertas las serias previsiones de temperaturas medias para finales de este siglo los cerezos del Valle del Jerte no podrán subsistir, les sucederá como a mis intentos. Llegará un agosto que altere gravemente las condiciones de las temperaturas nocturnas y los cerezos no podrán soportar el calentamiento ambiental; los primeros años comenzarán los más alejados de las sierras y la cumbres, después seguirán las condiciones escalando las sierras a la vez que las fiestas del cerezo en flor habrá que retomarlas en vídeos de hace cincuenta años.

Goyo
16-abr-10
Una banderita para los campesinos del Trabajo en Flor.

Bande

Be Sociable, Share!

Comment

*